Que el robo no tape al bosque



Otra actuación paupérrima. Básicamente, la confirmación dolorosa de un tren sin rumbo que no genera expectativa ni trata de disimular la mala dirección-interpretación de un libreto con una dosis de actitud y vergüenza. Un deja vu de las últimas dos décadas y de aquella noche calurosa de diciembre en el mismo escenario.

La sensible baja de Mosca (expulsado ante Maipú) y las ausencias por lesiones, no catalogan como excusas para un equipo que sin tener una cantidad apreciable de figuras excluyentes, posee en su haber protagonistas con el rodaje suficiente para esperar un poquito más de fútbol y cáracter. 

Pero caer sobre los jugadores o errores en particular para que asuman toda la responsabilidad, es esquivar el núcleo del problema. El caos táctico que lleva a los malos resultados es absoluta competencia de Manuel Fernández que parece estar aprovechando su estadía en Caballito como un laboratorio donde demostrar vaya uno a saber que teoría revolucionaria, cuando en realidad se encuentra en una divisional dónde no hay secretos ni tampoco tiempo y paciencia para ponerse a jugar al Einstein de "la redonda". Solo se necesita pragmatismo y contexto.

La pobreza funcional que vimos en Mataderos y frente a los mendocinos, donde las inseguridades vistas en los pies de defensores que no tuvieron más que un puñado de prácticas con ese sistema de tres zagueros más dos laterales oficiando de seudo-carrileros, donde la orden de salir del fondo por debajo a cómo de lugar sin tener aceitados los engranajes, comprometiendo a Miño y haciendo que se relaman los delanteros rivales, Fernández la quiso desterrar volviendo a la clásica línea de cuatro. Pero sosteniendo la premisa de evitar los pelotazos aunque tengas enfrente el peligro potencial que supone la experiencia de Pavone y González.

Miño, el comprometido una y otra vez, salvó a Ferro de sufrir una goleada. Gracias a él llegamos con vida al complemento, apenas perdiendo por la mínima. 

El Verdolaga evitaba caer en el suicidio, jugando al límite de lo exasperante. Y tal vez sin merecerlo, encontró de penal el empate con una ejecución formidable de Enzo Díaz. El envión de la igualdad hizo que Perafán sintiera algo de riesgo y esta vez sí, una leve mejoría desde lo actitudinal en el tramo final del encuentro, con los ingresos de Maidana y Román, que trataron de compensar el caos táctico y la ausencia previa de cerebro y sangre.

El 1 a 1 parecía erigirse como definitivo en el sur bonaerense, con Quilmes apretando y Ferro respondiendo como podía para tratar de conseguir una remontada heróica.

Sin embargo, Rey Hilfer, quizá temeroso de alguna represalia local y embebido por el espíritu de Lamolina, le dió al Cervecero la chance desde los doce pasos de llevarse una victoria cuando el cronómetro estaba a segundos de activar el tiempo cumplido.

Un robo? Puede ser. Pero también el castigo al planteo de Oeste que nunca mereció más de lo que estaba a punto de llevarse.

Las horas deberían estar contadas para Fernández, si no queremos repetir la experiencia traumática de Osella perdiendo puntos que podríamos llegar a lamentar en un futuro.

El cóctel explosivo de incorporaciones al voleo, el priorizar incorporaciones golondrina por encima de los valores surgidos de la cantera y desintegrar la base de una campaña que volvió a generar ilusión en el hincha, puede agravarse si los encargados de tomar las decisiones no se ponen los pantalones largos para encarrilar la pésima situación que estamos atravesando.

FOTO: Daniel E. Silva para Ferro Energía Verde.

FÚTBOL PROFESIONAL - SÍNTESIS

PRIMERA NACIONAL 2022 – FECHA 3

 

QUILMES A.C. (2): 1.- Martín Perafán; 4.- Martín Ortega; 2.- Pier Barrios; 6.- Fernando Evangelista; 3.- Iván Erquiaga; 8.- Santiago López García; 5.- David Drocco;  11.- Emanuel Moreno; 10.- Iván Colman; 7.- Federico González; 9.- Mariano Pavone. SUPLENTES: 12.- Matías Budiño; 13.- Rafael Barrios; 14.- Agustín Bindella; 15.- Richard Núñez; 16.- Kevin López; 17.- Julián Bonetto; 18.- Tomás Blanco. DT: Leandro Benítez.

 

C. FERRO CARRIL OESTE (1): 1.- Marcelo Miño; 4.- Hernán Grana; 2.- Facundo Pardo; 6.- Alexis Sosa; 3.- Darío Cáceres; 11.- Juan P. Ruiz Gómez; 8.- Julián López; 5.- Nicolás Gómez; 10.- Braian Alvarez; 9.- Enzo Díaz; 7.- Fernando Márquez. SUPLENTES: 12.- Ezequiel Mastrolía; 13.- Nahuel Arena; 14.- Federico Murillo; 15.- Andrés Ayala; 16.- Tomás Asprea; 17.- Nahuel Maidana; 18.- Lucas Román. DT: Manuel Fernández.

 

ÁRBITRO: Leandro Rey Hilfer 

ASISTENTE 1: Lucas Germanotta.

ASISTENTE 2: Pablo Acevedo.

SUPLENTE: Américo Monsalvo.

 

ESTADIO: Centenario Ciudad de Quilmes (Quilmes Atlético Club)

 

CAMBIOS: ST: 17’ Asprea x Alvarez (FCO) y Ayala x Gómez (FCO), 23’ Maidana x López (FCO) y Murillo x Cáceres (FCO), 32’ Román x Ruiz Gómez (FCO); 36’ Blanco x González (Q); 41’ Núñez x Colman (Q) y Bonetto x López García (Q); 44’ Bindella x Erquiaga (Q).

 

AMONESTADOS: PT: 2’ Erquiaga (Q) y Márquez (FCO); 48’ Alvarez (FCO). ST: 12’ Gómez (FCO); 15’ López (FCO); 37’ Díaz (FCO); 39’ López García (Q).

 

GOLES: PT: 1’ González (Q). ST: 35’ Díaz (FCO) de penal; 52’ Bonetto (Q) de penal.

 

Cobertura: Francisco M. Silva 

Artículo Anterior Artículo Siguiente