En la lucha por el tercer puesto, la Liga de Honor femenina cayó ante River Plate por 34-27.



Ferro había comenzado con el pie más firme, sostenido en la efectividad de Ponce de León y Baggio en las acciones ofensivas. A los 8' con un parcial de 6-3, encontraba los espacios y variantes en el posicional.
River apostó al juego en velocidad y a la precisión de Maira Carletti. También encontró en su arquera Cabo la clave para frenar los embates del verde y conseguir dar vuelta el marcador llegando a los 13 minutos (7-6).
Con Sappia en el terreno Ferro volvió a tener mayor presencia en el pivot y a empardar el resultado (12-12), pero a su vez no se conseguía abrir la cancha para explotar a Salvadó por el extremo izquierdo.
En 27' River pasó al frente nuevamente por dos (15-13), obligando a Rasguido a pedir tiempo muerto. Al regreso el conjunto de Núñez sumó dos goles y también una atajada clave de Cabo a Baggio para que a pesar de que "Luchi" cortara su sequía y Crivelli apareciera con su magia, pudieran dejar a las verdolagas con un parcial desfavorable de 17-15.
En la mayor parte del complemento River mantuvo esa ventaja exigua que le permitía respirar pero no relajarse. Ferro lograba en distitntos ponerse a un gol de diferencia pero la fluidez que alcanzaba con el manejo de Crivelli, la polenta de Sappia para no dar ninguna pelota por pérdida y tomar la lanza o el aporte de Grendene desde el banco, quedaba trunco a la hora de defender y de vulnerar a Cabo, que bloqueó en dos ocasiones la posibilidad del empate.
Fue a partir de los 18' cuando las Millonarias se adueñaron del trámite sacando 4 de distancia (24-28) obligando otra vez al entrenador verdolaga a refrescar conceptos.
Pero no hubo reacción y River aumentó a 6 la brecha (30-24), dejandole el nerviosismo al verdolaga  y de esa manera elaborar con paciencia el desenlace del encuentro.
Las pibas de Oeste no bajaron nunca los brazos a pesar de la adversidad pero finalmente se lo llevaría al rival.