En una final vibrante, Ferro venció a Racing Club en los penales y se quedó con la Supercopa Mujeres. El segundo título consecutivo para el Futsal Femenino luego de la Copa Argentina 2019. 



Con la importante ausencia de Silvina Nava, expulsada en la semi, Ferro salió a buscar un nuevo título. A pesar de ello, en los primeros 10 minutos las verdolagas tuvieron el control de la pelota pero no lograban ser nítidas en la definición. Racing se volcó a sorprender de contragolpe y aprovechar algún error ajeno que se le presentara. En ese oportunismo, una mala salida y un recupero en mitad de cancha, La Academia logró ponerse en ventaja a través de Romero (11') y Ayala (14'). A 4 segundos para finalizar la primera etapa Giménez tuvo la chance de ampliar con un doble penal pero falló en su remate.
En la etapa complementaria Ferro siguió con su juego de control pero no podía vulnerar la valla defendida por Alvarez. Hasta que un tiro libre indirecto en la puerta del área le dejó a Daiana Antognini la posibilidad de clavar un fierrazo y no defraudó.
El descuento devolvió la esperanza al Oeste pero segundos después Mailén Romero convertía el segundo de su cuenta personal y el tercero para el conjunto de Avellaneda.
Un golpe duro que sin embargo no hizo flaquear a las dirigidas por Zucotti e hizo que redoblen su intensidad.
A los 8' Ravizzini volvería a descontar y recalentar el clima tanto en las tribunas como en el campo. Con el ingreso de Mancebo y la sociedad Perdomo - Antognini, Ferro llegaba, metía presión pero no le alcanzaba para empardar el score.
Restando 5 minutos, Racing que aguantaba de manera estoica la ventaja, alcanzó su sexta falta y la chance inmejorable para las pibas de Caballito. Antognini quiso emular su fierrazo previo pero el tiro no le salió muy elevado y Alvarez logró desviar el balón.
Lejos de la desazón, Ferro siguió buscando por todos los sectores mientras el cronómetro iba devorando las oportunidades.
A falta de un minuto D'Andrea, en el papel de arquera-jugadora, asomó pivoteando en el área académica para quedar mano con mano Alvarez, quién salvó pero no pudo evitar que el rebote y la confusión de sus compañeras en la línea ayudaran a empujar la redonda hacia la red y decretar de esa manera el empate.
Cuando quedaba un solo segundo de tiempo reglamentario, una mano de Romero le dio pie a Ferro para liquidar el match desde el punto penal. D'Andrea se hizo cargo de la ejecución y la figura de Alvarez nuevamente ahogó el festejo.
La arquera verdolaga se tomaría revancha en la tanda de penales al detener el remate de Quevedo para que luego Natta, con algo de suspenso, pusiera el sello a otra conquista para el futsal femenino, actividad que crece a pasos agigantados.

Salud Campeonas !!!

LA CONSAGRACION