Bajo un diluvio, Ferro no pudo con Riestra


El trámite se inició complicado para el verdolaga. Cuando apenas corrían dos minutos de juego, el conjunto local tuvo una oportunidad inmejorable dónde, tras un tiro libre, la pelota, caprichosa, pegó en el palo y quedó rebotando en el área chica hasta que finalmente fue despejada.
La tensión en el área de Oeste duró aproximadamente los quince minutos. Allí se acomodaron las fichas y empezó a inquietar a través de Asprea, que tuvo un remate contenido por Morel
Promediando la primera etapa el diluvio sobre el Bajo Flores se hizo cada vez más intenso, provocando la aparición de charcos en vastas extensiones del campo de juego.
Lejos estuvo de ralentizar el encuentro la lluvia. Todo se hizo más intenso y los arqueros  se volvían figuras en ambos bandos.
A pesar de los merecimientos acumulados, ni Riestra ni Ferro supieron abrir el marcador y llegando a los 40 minutos el ritmo bajó y llegarían al entretiempo empardados.
Para el complemento, a pesar que el diluvio se frenó, el césped ya estaba más que complicado para transitarlo. Las acciones se tornaron más pesadas y con pocas emociones. Llegando a los 20 minutos Ferro comenzó a tener un juego más fluido en el mediocampo pero no lograba claridad.
El ingreso de Luján por un extenuado Asprea, intentó darle más "punch" al verde para encomendarse  a la opción del contrataque.
Hacia los 30 minutos, cuando la escasez de situaciones en los dos equipos hacía todo muy previsible, el conjunto de Orfila tendría dos chances inmejorables en los pies de Barranco.  Ambas desviadas, pero que encendieron las alarmas en el blanquinegro.
Casi sin respiro, en una réplica veloz Torres le dió una habilitación perfecta a Barranco para que tenga su revancha en la red. Pero el referí Ariel Suarez a instancias del línea Carretero,  no lo entendió así e inexplicablemente cobró un off-side inexistente.
Cuando nada hacía prever la caída de la valla defendida por Bailo,  a los 34' un remate cruzado de Soto a la altura de la medialuna le posibilitó a Riestra la apertura del marcador.
El duro golpe, en un césped, con un desarrollo ya más que complicado y varias ocasiones dilapidadas,
dejó casi sin reacción al verde, que terminó nublandose por completo hasta el pitazo final.
De esta manera, se cortó la buena racha  y se complican las esperanzas de lograr un espacio en el reducido por el ascenso.




Escribir un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente