(Foto: La Liga Contenidos)
Frente a un Quilmes necesitado y que siempre nos resulta complicado, Ferro logro vencer para mantenerse al acecho del puntero San Lorenzo en la Conferencia Sur. Jonathan Maldonado tuvo su noche perfecta convirtiendo 25 puntos con el 100% de efectividad (8-8 en tiros de 2 puntos y 2-2 desde el perímetro), además de 9 rebotes y 3 asistencias.

El primer parcial fue parejo (22-24) y con buen goleo por parte de ambos conjuntos. El destino triunfal de Oeste comenzaría a edificarse definitivamente en el segundo cuarto, cuando el local perdió la brújula defensiva y sufrió la ineficacia en la rotación. Caso contrario al verde, dónde los relevos surtieron efecto en las manos de Lucas Arn, "Loku" Cuello o "Andy" Feeley.

La desorientación del "tricolor" se acrecentó en el tercer período ya que nada podía hacer ante la gran noche de Maldonado y Alessio, que manejaban los hilos de la ofensiva en el conjunto de Castiñeira. Esta vez el juego no tan lucido de Franco Balbi, que cuando baja el rendimiento el equipo lo siente, no afectó a la producción colectiva, demostrando que Ferro va consolidando su idea sin depender tanto de los nombres.

Así fue que en menos de 4 minutos, la máquina de Caballito estiró su ventaja a 21 puntos (38-59). A partir de ese momento el conjunto de Castiñeira reguló las acciones a "gusto e piacere".
Para el último tramo de juego, la rotación en el verde no fue tan eficiente y además con el "empacho" por la amplitud del marcador, permitió a un Quilmes psicológica y basquetbolisticamente quebrado reducir la brecha.

Once puntos de ventaja, que no reflejan la apabullante actuación de Ferro, fueron los que culminaron separando dos realidades muy distintas.

El verde está de liga, y tiene fundamentos para soñar a lo grande. Como lo es.

SINTESIS


Parciales: 22-24, 12-26 (34-50), 23-29 (57-79), 31-20 (88-99)
Árbitros: Roberto Smith y Pedro Hoyo
Estadio: Polideportivo Islas Malvinas