Ferro crece, suma y se ilusiona

Con un despliegue colectivo fenomenal, sobre todo en la segunda etapa, Ferro venció 3-1 a Juventud Unida de Gualeguaychú, otro de los equipos que viene merodeando en zona de ascenso. El verdolaga se mantiene en la cuarta posición e ilusiona a su gente con la vuelta a Primera.


La tarde-noche de Caballito había arrancado fresquita pero se calentó bajo el marco de una tribuna caliente, enfervorizada y que al igual que la semana pasada en Parque Patricios, mantuvo el non-stop de cánticos para llevar adelante a un equipo que deja todo en la cancha en un partido chivo.

Se sabía de antemano que no iba a ser un hueso duro de roer Juventud Unida. Venia desde Gualeguaychú a solamente dos puntos por debajo nuestro y esperanzado de dar el batacazo para trepar en la tabla. Nos lo hizo saber en un primer tiempo parejo dónde a Ferro le costaba ejercer el dominio total de las acciones.

El marcador estaba cerrado y el primer tiempo se iba diluyedo con pocas ocasiones de peligro para ambos bandos. Pero a los 35 minutos se le aclararía el panorama al conjunto de Broggi, abriendo un partido cerradísimo. Luego de un tiro libre ejecutado por Vernetti directo al centro del área que rozó en la cabeza de Vizcarra e impactara en el palo izquierdo del arquero Perelman, el "Chino" consigue hacerse del rebote y desde el piso clavó el 1 a 0.

A partir de ahí, el verde dominó por completo el trámite y hasta pudo haber agrandado el marcador antes de irse al descanso. Pero para gritar gol nuevamente había que esperar hasta los 10 minutos del complemento, cuando el "Pupi" Salmerón definió de manera sublime ante la salida de Perelman. Y la hinchada deliraba y pedía más. Y el equipo accedió e intentó por todos los medios agrandar la diferencia.

El verde llegaba, tocaba y cimentaba una de sus mejores actuaciones en el campeonato. Vizcarra dilapidaba situaciones y Salmerón tampoco podía concretar las que tenía. A todo esto, los entrerrianos no podían hacer nada para detener a un tren arrollador que no se estaba conformando con el 2 a 0. El partido se moría y daba la sensación que el tercer gol llegaba en cualquier momento.

Pero en la única jugada nítida que pudo elaborar la visita en todo el segundo acto, facturaría el descuento en los pies de su goleador Zampedri. Lejos de abroquelarese y cuidar lo obtenido, sabiendo que Juventud iría a la carga por la igualdad faltando nada menos que 10 para el final, el conjunto de Broggi continuó con la ambición de agrandar su cuenta.

Y el tercer gol, el de la tranquilidad, llegaría de la manera más insólita, luego de las expulsiones de Zampedri y Achucarro, lo que enturbió un partido vibrante pero que se jugaba sin complicaciones arbitrales. Con todo Ferro presionando la salida de la visita ya en los últimos minutos del adicional, un apresurado pase de Pereyra hacia Perelman fue con tanta fuerza y levantando vuelo que terminó colandose sobre su cabeza sin que un manotazo de ahogado pudiera evitar la caída.

Ferro no merecía sufrir y consiguió alivio en la agonía del encuentro para terminar de convencerse y convencernos que ya no es tan utópico la posibilidad de pelear un ascenso. La próxima parada frente a Patronato, líder cómodo del torneo, en su reducto de Paraná será otra prueba clave para las aspiraciones del verde.

Por ahora, seguimos festejando. Y soñando.

Escribir un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente