Instituto 0 - Limousin 0

Con un hombre menos y la figura de Christian Limousin, Ferro sumó un punto en Córdoba que le permite mantener las aspiraciones de entrar en el reducido. Ambos conjuntos tuvieron la posibilidad del triunfo pero el cero imperó en el resultado.


Foto: Fútbol Para Todos
Instituto y Ferro tenían la chance de acomodarse entre los cinco primeros del torneo si conseguían hacerse de las tres unidades en disputa. Pero ninguno tuvo la pericia o la suerte de abrir el marcador y el empate le sentó mejor al verdolaga que jugó gran parte del segundo tiempo con un hombre menos.

Luego de una primera etapa dónde reinó la especulación y el juego friccionado, el conjunto de Broggi salió en el complemento convencido que si se animaba un poco más podía dar el batacazo en el reducto de Alta Córdoba. En los pies de Vizcarra y Coll (con un remate que dió en el palo) se originaba el peligro en Oeste.

El local se recompuso y emparejó las acciones con una gran tarea de Machín que estrelló un disparo en el travesaño.

La expulsión de Alderete complicó el panorama de Ferro cuando corrían 20 minutos del complemento. Broggi, un poco obligado por la situación, decidió plantear un esquema más conservador y metió en el campo a Julio Mozzo por el "Tati" Coll que estaba en una buena noche

Un cambio tal vez inesperado, ya que la lógica indicaba que de sacrificar un jugador sería Gonzalo Bazán, que apareció muy poco en el trámite y nunca hizo pesar su habilidad y técnica.

La cancha comenzó a inclinarse en contra, un poco con ayuda del referí, y tanto Vizcarra como Salmerón quedaron bastante desconectados del circuito ofensivo y el verde dejaba de crear peligro para comenzar a espantar el riesgo en el arco defendido por Limousin, que vaya si lo defendio! Con tres intervenciones magistrales ahogó toda esperanza de los locales.

Sobre el cierre quién pudo haber cambiado la historia fue el uruguayo Mozzo, que anticipó a Machín en una salida apresurada del guardameta de la "gloria" y cuando tenía todo el panorama para ensayar una asistencia a Vizcarra o rematar directamente al arco, demoró la decisión y termina perdiendo la pelota. A cinco minutos del final, la historia podía haberse teñido de verde.

Ahora, a pensar en Santamarina de Tandil con el regreso de Vernetti, uno de los pilares fútbolísticos de Ferro, pero con las ausencias de Achucarro y Frontini en defensa y Alderete en el mediocampo. Un rompecabezas que Broggi deberá resolver para volver al triunfo en Caballito y mantener las aspiraciones de pelear por un ascenso.


Escribir un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente